Los errores más comunes que cometemos en la economía doméstica

Controlar la economía doméstica es imprescindible para llegar a fin de mes. Y aprender a hacerlo es algo que debemos de gestionar desde edades tempranas. Sin embargo hay una serie de errores comunes que cometemos una y otra vez en la economía doméstica.

Conocerlos y aprender a evitarlos nos permitirá disfrutar de una situación económica familiar mucho más sana. Desde CapitalPrivado MB vamos a enseñarte cuáles son para que aprendas a evitarlos. ¿Estás preparado? En ese caso, vamos a ello.

Errores más comunes que cometemos en la economía doméstica

Error nº 1. No planificar adecuadamente nuestra economía

En cuestión de economía no se puede improvisar. Y tampoco en cuestión de economía doméstica. Si actuamos de manera impulsiva podemos terminar por contratar productos que no nos resultan rentables en absoluto. Hemos de aprender a planificar a corto y a medio plazo para gestionar adecuadamente nuestro dinero. Desde revisar todos los créditos al consumo e hipotecas que existen hasta fijarnos objetivos económicos a cumplir cada mes.

Para llevar un cálculo exhaustivo de nuestra situación financiera no hay nada más sencillo e intuitivo que4 acudir a apps especializadas en este aspecto o bien hacernos un simple Excel. Lo importante es que tengamos claros cuáles son nuestros ingresos, nuestros gastos fijos y nuestros objetivos económicos con un plazo de unos seis meses.

Error nº 2. No ser capaces de controlar los gastos

Controlar los gastos es un objetivo imprescindible si queremos sanear y controlar nuestra economía doméstica. Si no sabemos cuánto gastamos cada mes, de nada nos servirá fijarnos objetivos o tener claro cuánto ganamos.

Puedes recurrir, igual que en caso ya explicado, a apps especializadas en el control de gastos. De esta manera conseguirás una visión global sobre tus gastos y en qué usas tu capital. Esto te será muy útil si tienes que realizar ajustes económicos para llegar a fin de mes.

Error nº 3. Gastar más de lo que podemos asumir

Nunca hemos de gastar más de lo que podemos pagar. Aunque parezca una obviedad mucha gente gasta más de lo que ingresa. Siempre es importante marcarse unos límites realistas para poder llegar a fin de mes. Suele haber una serie de pautas estándar. Como por ejemplo no gastar más del 30 por ciento de nuestros ingresos mensuales en la hipoteca. Dentro de nuestros gastos hemos de incluir siempre una partida para el ahorro. De esta manera podremos contar con un capital para hacer frente a cualquier tipo de imprevisto.

Error nº 4. No ahorrar

Uno de los errores más comunes que se cometen en la economía doméstica es no dedicar una parte del capital al ahorro. Sabemos que se trata de algo bastante complicado hoy en día cuando el trabajo escasea y los sueldos son tan reducidos. Sin embargo es imprescindible que cada mes una partida de nuestros ingresos se dedique al ahorro. Existen diferentes métodos para ahorrar. Desde retirar un capital concreto en el momento en el que se reciben los ingresos a guardar una cantidad cada semana. Sea cual sea por el que te decantes, hazlo. Tus finanzas personales mejorarán considerablemente gracias al ahorro.

Error nº 5. Acudir a los créditos personales y al endeudamiento de manera asidua

En ocasiones puntuales podemos vernos obligados a solicitar un préstamo personal para poder llegar a fin de mes o para hacer frente a algún gasto imprevisto. Sin embargo esta acción no puede convertirse en una actividad cotidiana. Hemos de ser conscientes de nuestra capacidad de endeudamiento y no superarla nuca si queremos tener una economía doméstica saneada.

Revisa siempre las condiciones de pago cuando asumas un crédito. Sobre todo en el caso de los créditos hipotecarios de tipo mixto. Has de simular el peor escenario posible y asegurarte de si serás capaz de asumirlo en caso de que llegue antes de contratar este tipo de hipotecas.

Comments are closed.