¿Cuándo es el mejor momento para amortizar la hipoteca?

Siempre que tiene la oportunidad cualquier cliente intenta amortizar su hipoteca. Sin embargo, ¿cuándo es el mejor momento para hacerlo? Este dilema suele plantearse cuando el final de año está próximo. Y para tomar esta decisión muchas veces los factores que más suelen influir son varios.

En Capital Privado vamos a intentar ofrecerte un estudio detallado para que sepas cuándo es el mejor momento para amortizar la hipoteca.

Amortizar la hipoteca, sí. ¿Pero cómo y cuándo?

Normalmente los factores que resultan decisivos a la hora de decidir cómo y cuándo amortizar la hipoteca son sin duda los siguientes.

En función de los tipos de interés

Si se tiene una hipoteca variable ligada al euríbor sin duda los tipos de interés son un factor verdaderamente determinante. En este momento el euríbor está en negativo. Sin embargo esta situación parece que va a cambiar en poco tiempo. En la actualidad el Euribor depende en gran medida del BCE. Y este ya anunció durante la semana pasada su intención de comenzar a recorrer el camino hacia una política monetaria menos expansiva. ¿Qué implicaciones tiene esta decisión en cuanto al Euribor? Probablemente su alza en un futuro no muy lejano.

Cuando los tipos son prácticamente nulos, como sucede hoy en día con aquellas hipotecas ligadas al Euribor, el cual se encuentra en negativo, resulta menos atractivo amortizar préstamo. En este caso podemos considerar que el préstamo del banco es casi gratuito. Sin embargo, cuando los intereses comienzan a aumentar lo mejor es reducir la deuda para que estos también bajen.

¿Amortizar plazo o cuota?

Una vez un cliente está decidido a amortizar hipoteca otra de las preguntas que se hace (a no ser que sea protegida y no tenga la opción de decidir) es si decantarse por amortizar plazo o cuota.

Muchos clientes prefieren recortar la cuota de cada mes para bajar los gastos fijos que tienen. Sin embargo lo más conveniente a nivel económico suele ser la otra opción. Es decir, amortizar plazo. Una vez se recorta la duración de la vida del préstamo se logra rebajar su coste final. Esto sucede porque los intereses se reducen mes a mes si el plazo de devolución es menor. Es decir, que la carga financiera se reducirá mucho más con la amortización a plazo.

Dedicar el importe ahorrado a un producto financiero alternativo

Según los expertos si debido al tipo de interés que tiene la hipoteca no resulta interesante amortizar en ese momento no hay que renunciar a sacar partido al ahorro que se ha logrado.

Siempre que se obtenga más rentabilidad con la inversión en la que se está pensando en comparación al coste de financiación de la hipoteca, sin duda hay que invertir en vez de amortizar.

Ojo, sin embargo, con esta jugada. Hoy en día las inversiones en renta fija o los depósitos no resultan nada atractivos. No solamente no se gana sino que en ocasiones se pierde. Es decir, que para obtener un producto financiero que ofrezca beneficios es necesario aceptar inversiones de mayor riesgo. Si eres un inversor cuyo perfil de riesgo es conservador es mejor que amortices hipoteca y reduzcas en plazo o cuota. Siempre obtendrás beneficios en cuanto al importe final de tu hipoteca.

Piensa que hoy en día no hay ningún otro producto en el mercado a bajo riesgo que te ofrezca un interés de alrededor del 15 %. Este porcentaje es precisamente lo que se puede deducir sobre un máximo de 9.040 € de las cantidades aportadas.

Posibles deducciones fiscales

Si tu hipoteca fue formalizada antes del 1 de enero de 2013, y es por una vivienda habitual, tienes derecho a desgravarte la compra fiscalmente. A nivel fiscal si amortizas de manera anticipada parte de tu hipoteca sacarás un mayor partido a la declaración de la renta de 2017.

Comments are closed.

Llámenos
Contáctenos