Finanzas personales: cómo ahorrar en la factura del gas

El frío ya ha llegado a prácticamente todas las regiones de España y comienza a notarse en el interior de los hogares. De ahí que la factura del gas comience a crecer poco a poco en proporción a un mayor consumo de calefacción. Mientras que en verano el consumo del gas es mucho más reducido en invierno parece multiplicarse sin ton ni son. Por ese motivo desde Capital privado MB queremos ofrecerte algunos consejos con los que ahorrar en la factura del gas. ¿Te gustaría conocerles? En ese caso sigue leyendo.

Consejos para ahorrar en la factura del gas

No pierdas de vista el precio que pagas por el gas

Si estás notando que pagas más que otros vecinos o familiares en tu factura del gas es probable que tengas que fijarte bien en el precio. Echa un vistazo a tu factura y sal de dudas comprobando tu proveedor tiene una tarifa más alta o más baja de gas que otros.

Aunque no lo creas puede haber grandes diferencias en el precio del gas natural puesto que, a diferencia de lo que sucede con el butano o el propano, cuyos precios están regulados por el Gobierno, el gas natural es un mercado libre.

En función de la compañía que te suministre el gas el precio puede ser más alto o más bajo. El modo más sencillo de comparar el precio que tienen las diferentes compañías es usar un comparador de tarifas de energía a través de internet.

Para usar estos comparadores deberás añadir información sobre tu consumo, los datos de la vivienda etcétera. A partir de estos datos harán una comparación sobre todas las ofertas del mercado en cuanto al precio del gas. Así te resultará más sencillo ver la diferencia entre un proveedor y otro.

Controla tu consumo de gas

A veces el problema de gasto muy elevado en la factura del gas no está en el precio del combustible en cuestión sino en el consumo que realizamos nosotros mismos. Hacer un consumo más eficiente puede ayudarnos a ahorrar, y mucho, en nuestra factura del gas. Puedes conseguirlo si tomas nota de los siguientes consejos:

  • En la cocina termina de cocinar con el calor residual.
  • El agua caliente no ha de estar abierta si no es necearía. Por ejemplo puedes lavarte los dientes con agua fría al igual que las manos.
  • En vez de bañarte recurre a las duchas de agua templada de un máximo de cinco minutos. Tanto tu piel como tu bolsillo te lo agradecerán.
  • Asegúrate de purgar los radiadores antes de que comience la época de frío.
  • En cuanto a la calefacción, si no quieres que te cobren mucho por ella mantenla siempre en una temperatura estable. El subir varios grados de repente encarece mucho el precio. Alrededor de un 20 %.
  • Asegúrate de que tu vivienda dispone de un buen aislamiento térmico. De otra manera el calor se escapará y el frío entrará dentro.
  • Puedes apostar por las cuotas fijas. Muchas compañías ofrecen cuotas fijas para que no haya tanta diferencia entre lo que se paga en invierno y en verano independientemente del consumo. En vez de tener que afrontar un gasto muy elevado en los meses de invierno tendrás una tarifa fija durante todo el año. Es importante que estudies bien lo que te ofrecen por estas cuotas fijas. Muchas veces sale más caro que pagar cada mes lo que verdaderamente toca. Todo dependerá del consumo que hagas de calefacción a lo largo del año. Haz números antes de decantarte por una de estas cuotas.

Por último, si quieres conocer los mejores Trucos con estilo para evitar el frío dentro de casa puedes echar un vistazo a este artículo.

Comments are closed.

Llámenos
Contáctenos