Gibraltar abandonará la Unión Europea junto a Reino Unido

Tras marcar las líneas rojas para las negociaciones del Brexit, Gibraltar hizo público el pasado 30 de abril que abandonará la Unión Europea junto a Reino Unido. Sin embargo, un día antes de esta reunión para establecer las bases de las negociaciones sobre el Brexit, el Consejo Europeo condicionó cualquier tipo de futura relación entre Gibraltar y la Unión Europea a un acuerdo previo entre España y Reino Unido. Es decir, que el Consejo Europeo ha proporcionado a España una capacidad de veto hasta ahora nunca vista sobre la colonia para decidir sobre su futura salida por medio del Brexit.

Por ello no resultó raro para nadie que en el momento en el que Gibraltar hizo público su deseo de salir de la Unión Europea junto a Reino Unido, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, hiciera hincapié en lo acordado por el Consejo Europeo: que ante cualquier acuerdo sobre Gibraltar, tanto entre Reino Unido como con la Unión Europea, se debe de contar con la aprobación de España. Y a raíz de este acuerdo el Consejo Europeo ha retenido el proyecto de la actual cláusula 24 (antes la cláusula 22).

Sin embargo, el primer ministro de Gibraltar, Fabián Picardo, considera que, además de que Gibraltar está siendo víctima un trato injusto para su salida de la Unión Europea, España no tiene nada que decir al respecto y no debe de opinar sobre el futuro de dicho territorio. Según el ministro de Gibraltar el trato propuesto para ellos a partir de la cláusula 24 es injusto y discriminatorio. Lo que va completamente en contra de la cooperación sincera a la que la Unión Europea se ha comprometido con los estados miembros que desean abandonarla.

Además de estas declaraciones, Picardo lanzó duras críticas hacia el actual presidente del Gobierno español por intentar afectar la jurisdicción y soberanía sobre el territorio de Gibraltar.

Aunque España es partidaria de un Brexit suave donde la salida de Reino Unido de la Unión Europea no tenga consecuencias directas sobre el mercado único, la Unión Aduanera y la libre circulación de trabajadores, es consciente de que esto no es posible y desea minimizar al máximo lo que esta salida supondrá para nuestro país.

Sin embargo, lo que España no quiere mantener es la actual relación con Gibraltar donde el régimen especial del que goza la colonia fue una condición que España tuvo que aceptar para poder adherirse a la Unión Europea en 1986 debido a que el Reino Unido ya había ingresado en el “club de los 27” en 1973. Durante los treinta años que han pasado desde su adhesión, Gibraltar ha podido disfrutar de una situación de privilegio injustificada.

En el informe Negociaciones sobre la retirada del Reino Unido sobre la UE, se recuerda que actualmente Gibraltar goza de las cuatro libertades principales (libre circulación de mercancías, servicios, capitales y trabajadores) sin formar parte de la Unión Aduanera y sin aplicársele la legislación fiscal de Reino Unido. Como consecuencia, Gibraltar ha logrado desarrollar durante estos treinta años un régimen muy permisivo en cuanto a materia fiscal aduanera y establecimiento de sociedades. Es decir, que gracias a los pasados acuerdos para que España pudiera entrar en la Unión Europea, Gibraltar ha conseguido convertirse en un auténtico paraíso fiscal.

Las líneas rojas que ha marcado España tras el aviso de que Gibraltar quiere abandonar la Unión Europea han sido muy claras: España no aceptará ninguna negociación entre la Unión Europea y Reino Unido que no respete los intereses españoles de los ciudadanos del campo de Gibraltar y que no impida la aparición de una competencia desleal entre este territorio y el español.

Comments are closed.

Llámenos
Contáctenos