Los préstamos con garantía hipotecaria son aquellos que están avalados por una propiedad inmobiliaria. En CapitalPrivadoMB.com estamos especializados en la financiación privada para particulares y empresas a través de préstamos hipotecarios otorgados por prestamistas particulares.

Todas nuestras operaciones están reguladas por el Banco de España y CapitalPrivadoMB.com está registrada como empresa especialista en el sector con el número de registro 439/2013.


Diferencia entre una hipoteca y un préstamo hipotecario

Aunque puede parecer que se trata de la misma operación una hipoteca no es igual a un préstamo hipotecario.

Técnicamente una hipoteca es un préstamo destinado a la compra de una vivienda, mientras que un préstamo hipotecario es aquel que está avalado con una vivienda o propiedad inmobiliaria.

Sin embargo, ya que ambas operaciones son prácticamente la misma están reguladas por la misma normativa: la ley 5/2019 reguladora de los préstamos de tipo hipotecario. Por tanto, tanto nuestros préstamos hipotecarios como las hipotecas a nivel bancario siguen el curso legal que marca dicha ley.


Préstamos hipotecarios urgentes

Préstamos hipotecarios urgentes
Préstamos hipotecarios urgentes

A continuación vamos a describirte qué es un préstamo con garantía hipotecaria, la operativa general de los mismos y en qué se diferencia de otros préstamos y créditos.

Condiciones básicas de un préstamo de garantía hipotecaria

Como su propio nombre indica un préstamo de garantía hipotecaria es aquel en el que el dinero que se presta está garantizado o avalado por un inmueble. Para que el inmueble pueda usarse para avalar un préstamo debe estar libre de deudas y si no es el caso que la deuda sea muy pequeña.

Ventajas de la financiación privada: más flexible y rápida

Las ventajas de los préstamos con garantía hipotecaria es que permiten acceder a cualquier cantidad de dinero, ya que el prestamista solamente tiene en cuenta el valor del inmueble que se presenta como garantía. El prestamista que deja el dinero normalmente quiere tener cierto margen operativo y nunca entrega una cantidad de dinero superior aproximadamente al 30% o 40% del valor del inmueble. 

Podemos acceder a un préstamo con garantía hipotecaria a través de una entidad bancaria o bien a través de prestamistas particulares. En el caso de acudir a una entidad bancaria los requisitos para la aceptación de nuestra solicitud serán mucho más estrictos.

Por ejemplo, una entidad bancaria nunca aceptará una solicitud de préstamo con garantía hipotecaria si ya estamos devolviendo otras deudas o aparecemos registrados en una base de datos de morosos.

En el caso de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria a través de un prestamista particular los plazos de respuesta serán mucho más rápidos (del orden de las horas o días) y los requisitos de acceso algo más laxos.

El tipo de interés para la gran mayoría de préstamos hipotecarios privados suele estar entre el 9% y el 12%, aunque el tipo de interés exacto depende del perfil de cada cliente.

A cambio de un tipo de interés algo más elevado en comparación con los de una entidad bancaria, a través de la financiación privada de CapitalPrivadoMB.com obtenemos mucha más flexibilidad en cuanto a condiciones de devolución de nuestro préstamo:

  • Podemos acceder a periodos de carencia
  • Programar la periodicidad de las cuotas según nos interese (cuotas mensuales, trimestrales o semestrales)
  • Escoger que nuestro préstamo trabaje mediante amortización francesa o americana.

Diferencia entre préstamos hipotecarios y personales

Diferencias entre préstamos
Diferencias entre préstamos

Aunque ambas operaciones son parecidas, la diferencia entre las dos radica en el tipo de garantía que se pone a disposición del prestamista.

En un préstamo personal el prestatario responde con todos sus bienes presentes y futuros (en el caso de que exista un litigio entre prestamista y prestatario el primero podrá exigir cualquier tipo de bien para liquidar la deuda), además de que en un préstamo personal los intereses suelen ser ligeramente más altos y los periodos de devolución algo más cortos.

En un préstamo con garantía hipotecaria el prestatario responde con la propiedad que deja en garantía, además dado que una propiedad inmobiliaria es un bien raíz que raramente pierde valor, este suele tener mejores condiciones de devolución (tipos de interés más bajos, duración más larga, comisiones más bajas…) que los préstamos de tipo personal.


Diferencia en préstamo y crédito

Aunque a priori nos puede parecer que un préstamo y un crédito son simplemente sinónimos de una misma operación financiera en realidad no es así. 

Cualquier operación que se defina como un préstamo es aquella en la que una entidad bancaria o un prestamista entrega una cantidad fija de dinero (ingresándola en una cuenta bancaria) para que un tercero disponga de ella y vaya devolviendo el dinero a través de cuotas periódicas cargadas con un tipo de interés. 

Por otro lado un crédito es una cantidad de dinero que una entidad bancaria o tercera persona pone a nuestra disposición para que podamos usarlo, sin que eso signifique que debamos usarlo todo o que se ingrese dicho dinero en una de nuestras cuentas corrientes.

Es decir, en un crédito nunca se entrega la cantidad de dinero total al inicio de la operación, sino que se va utilizando esa cantidad según las necesidades del prestatario o persona que contrata el crédito. En los créditos se puede usar la totalidad de la póliza de crédito que nos hayan concedido, una parte o nada, lo que significa que solo pagaremos por aquel dinero que hayamos tomado prestado o utilizado.

Nota: los intereses de los créditos en general son bastante más elevados en comparación con los intereses de los préstamos.


Condiciones de los préstamos hipotecarios a partir de 2019

condiciones de los prestamos hipotecarios
Condiciones de negociación de préstamos hipotecarios

En junio del año 2019 entró en vigor la mencionada ley 5/2019 que regulaba los contratos hipotecarios tanto a nivel bancario como a nivel particular. Después de más de dos décadas de descontrol en cuanto a las condiciones, las comisiones y los recargos que las entidades bancarias aplicaban a los clientes cuando firmaban una hipoteca, en 2019 se puso orden al sistema de estudio, negociación y firma de préstamos hipotecarios de todo tipo, para la compra de vivienda o también en el caso de préstamos avalados con inmueble. 

En nuestro blog hemos explicado ya varios de los cambios que ha implicado para el cliente la entrada en vigor de la Ley 5/2019, entre los que destacan la prohibición de vender productos relacionados (sólo será exigible un seguro para el inmueble), la reducción de los costes de apertura para el cliente, una mayor protección legal para los solicitantes, una nueva operativa en cuanto a tasación del inmueble objeto de garantía, y una reducción de las comisiones en el caso de realizar por ejemplo reembolsos anticipados.

Además con esta ley también se ha mejorado el flujo de información que se envía al cliente durante la fase de negociación del préstamo, simplificando la documentación para que sea comprensible y exigiendo que el cliente se asesore con su notario y disponga de 10 días de margen desde que recibe la propuesta de contrato hasta que lo firma.

Si quieres saber más sobre cómo se negocia y abre una vía de financiación con nosotros puedes consultar nuestro protocolo de firma de préstamos, protocolo que está basado y sigue a rajatabla lo que marca la normativa actual vigente (la mencionada ley 5/2019).


Contratar un préstamo hipotecario con deudas

A través de una entidad bancaria es bastante complicado poder acceder a un préstamo hipotecario o de cualquier tipo, sobretodo si la entidad no nos conoce como clientes y requiere de realizar un estudio de nuestro perfil financiero.

Los requisitos de acceso a financiación a través de una entidad bancaria requieren que el cliente tenga un historial crediticio limpio, además de tener que demostrar que dispone de ingresos suficientes presentes y futuros y que no se encuentre devolviendo ya otras deudas. Por esa razón si ya estamos devolviendo otros préstamos o si lo que es peor, aparecemos registrados como morosos en ASNEF o Rai una entidad bancaria nos negará cualquier solicitud de préstamo que entreguemos.

A través de la financiación privada es posible acceder a un préstamo hipotecario incluso cuando estemos devolviendo otras deudas, cuando hayamos sido registrados como morosos en una base de datos como Rai o ASNEF, o incluso cuando no podamos demostrar que tenemos una fuente de ingresos recurrente.

Aunque nuestras condiciones de acceso a nuestros préstamos son mucho más flexibles que las de cualquier entidad bancaria eso no significa que demos financiación a cualquier persona que se ponga en contacto con nosotros.

Nunca abriremos una vía de financiación a través de un préstamo con garantía hipotecaria si vemos que la operación es totalmente irrealizable, si el cliente y ya está excesivamente endeudado o si detectamos durante la fase de estudio que es imposible que se pueda asumir otro préstamo y el cliente va a perder su inmueble.


Para qué usar un préstamo con garantía hipotecaria

La mayoría de clientes que acceden a un préstamo con garantía hipotecaria a través de la financiación privada de CapitalPrivadoMB.com lo hacen porque no pueden acudir a la financiación bancaria clásica.

En general nuestros préstamos suelen utilizarse para reunificar deudas, limpiar historiales de morosidad, devolver otros préstamos y en general poner orden en el perfil financiero de un particular o empresa concreta.

Comments are closed.

Llámenos
Solicitar ya