Es probable que hayas oído alguna vez el término «capital riesgo». También es probable que hayas utilizado productos y servicios de empresas respaldadas por capital riesgo sin saberlo.

Pero si no estás seguro de lo que es exactamente, este artículo es para ti. Te explicamos los fundamentos del capital riesgo, cómo funciona, en qué se diferencia del capital de riesgo y cuándo pueden utilizarlo las empresas.

¿Qué es el capital riesgo o private equity?

gráfico de inversión
¿Qué es el capital riesgo o private equity?

En sentido amplio el capital riesgo, también conocido como Private Equity, es la inversión de capital en empresas privadas (o empresas que se convierten en privadas), en lugar de las que cotizan en bolsa. 

Así que, técnicamente, el capital riesgo es un tipo de capital privado. Pero cuando la gente habla de Private Equity, lo que comúnmente se refiere es a las inversiones realizadas en empresas más bien ya maduras y establecidas por parte de empresas de capital privado. En eso nos centraremos en este artículo.

¿Cómo funciona el capital riesgo?

Al igual que las empresas que operan en bolsa, las empresas de capital riesgo recaudan fondos, pero en este caso procedentes de capital de inversores denominados socios comanditarios. Entre ellos se encuentran inversores institucionales, como fondos de pensiones y compañías de seguros, así como oficinas y despachos de inversión y personas con un elevado patrimonio. 

Los gestores de fondos de capital riesgo también suelen aportar parte de su propio capital al fondo para asegurarse de que no se quedan «fuera de juego». Las empresas de capital riesgo utilizan el dinero que obtienen para invertir en empresas establecidas que parecen estar preparadas para crecer o mejorar. Pueden adquirir una empresa directamente o comprar una participación en el capital de la misma. 

Tras la inversión, muchos inversores de capital riesgo asumen un papel activo. Ayudan al equipo directivo a hacer crecer la empresa proporcionando asesoramiento y apoyo en áreas como la estrategia, la gestión financiera y las operaciones.  Los inversores de capital riesgo suelen tener mucha experiencia en ayudar a las empresas a ejecutar estrategias de crecimiento y tienen mucho que ofrecer en términos de experiencia, habilidades y conexiones.

Las inversiones de los fondos de capital riesgo suelen tener una vida limitada de más o menos unos diez años. Al final de este tiempo, intentan salir de sus inversiones y devolver el capital invertido, más los rendimientos obtenidos, a los inversores del fondo. Las empresas de capital riesgo tienen varias vías de salida, como la realización de una oferta pública inicial (OPI) o la venta de su participación a un comprador estratégico o a otro inversor de capital riesgo.

Los principales usos del private equity 

Principales usos del private equity 

Las inversiones de capital riesgo pueden estructurarse de diferentes maneras y pueden utilizarse para diversos fines, como por ejemplo:

  • Expansión – Las empresas establecidas a veces necesitan capital y experiencia para dar el siguiente paso importante de crecimiento. Puede tratarse de la adquisición de un competidor, el desarrollo de nuevos productos o la entrada en nuevos mercados, por ejemplo. El capital privado puede ayudar a potenciar el crecimiento y el valor de la empresa.
  • Las compras de empresas por parte de los directivos (MBO) – El capital riesgo puede permitir que los equipos de gestión existentes adquieran la totalidad o una parte significativa de la empresa de los propietarios. También puede ser utilizado por equipos de gestión que quieren comprar una empresa para la que no trabajan actualmente. Las operaciones de compra suelen ejecutarse como compras apalancadas, lo que significa que la adquisición se financia con una combinación de capital y una elevada proporción de deuda.  
  • Cuando una empresa tiene problemas financieros, una empresa de capital riesgo puede intentar un cambio de rumbo. Esto implica esencialmente la inyección de capital y la reestructuración de la empresa con el objetivo de que vuelva a tener éxito.
  • Transacciones de mercado público a privado – Una empresa pública en bolsa puede decidir volver a ser de inversión 100% privada por varias razones: por ejemplo, puede estar infravalorada en los mercados públicos, o la dirección puede querer menos requisitos normativos y de información. Las empresas de capital riesgo pueden ser la solución en este caso. Compran una participación de control en la empresa y la retiran de la bolsa. Las transacciones entre empresas públicas y privadas suelen adoptar la forma de una compra apalancada, en la que la empresa de capital riesgo pide prestada una cantidad sustancial de deuda para satisfacer el precio de compra.

¿Cuál es la diferencia entre el capital privado y el capital riesgo?

Como ya hemos dicho, el término «private equity» se utiliza a veces como un término amplio que engloba al capital riesgo. Y para hacer las cosas aún más confusas, la línea entre el capital riesgo y el capital privado tampoco es siempre clara en la práctica. 

Las empresas de PE (Private Equity) y VC (Venture Capital) se están moviendo en diferentes segmentos, ampliando las formas de invertir y las etapas de negocio en las que invierten.

Pero he aquí algunos de los aspectos clave que tradicionalmente diferencian la inversión de capital riesgo y de capital privado:

  • Etapa de la empresa: Los fondos de venture capital suelen invertir en empresas en fase inicial con gran potencial de crecimiento, mientras que los fondos de private equity invierten en empresas maduras con un historial de generación de ingresos y rentabilidad. Sin embargo, como desde hace algunos años ambos han empezado a realizar más inversiones en la fase de crecimiento indistintamente, la distinción se ha difuminado ligeramente. El «Growth Equity» se sitúa entre el capital riesgo y el capital inversión y combina características de ambos.
  • Porcentaje de propiedad: en este caso los inversores proporcionan financiación a cambio de una participación minoritaria en la empresa. Los inversores de capital riesgo son más propensos a tomar una participación mayoritaria, o a veces una gran minoría.
  • Sector de la empresa: los inversores de venture capital están especialmente interesados, aunque no exclusivamente, en empresas tecnológicas, mientras que las empresas de private equity tienden a invertir en una gama más amplia de sectores.
  • Tamaño de la inversión: las empresas de capital riesgo suelen aportar mayores cantidades de efectivo que las de venture capital, ya que se centran en empresas más consolidadas y adquieren mayores participaciones.
  • Tipo de inversión: las empresas de venture capital sólo utilizan capital (el efectivo obtenido de inversores externos) para realizar sus inversiones. Por el contrario, cuando realizan una compra apalancada, las empresas de private equity también piden dinero prestado, por lo que aportan tanto deuda como capital a la empresa participada.

¿Es el capital riesgo adecuado para tu empresa?

capital de riesgo
¿Es el capital riesgo adecuado para su empresa?

Si tienes una empresa establecida y rentable y quieres llevarla al siguiente nivel, el capital riesgo podría ser una opción. Es probable que tengas que vender una participación minoritaria o incluso mayoritaria en tu empresa, pero a cambio podrías obtener gran cantidad de capital y conocimientos necesarios para llevar a cabo una ambiciosa estrategia de crecimiento. 

Del mismo modo, si quieres comprar o vender una empresa, obtener dinero de capital privado es una fuente de financiación a tener en cuenta, especialmente si no puedes conseguir un préstamo bancario. La empresa de capital riesgo suele colaborar con el equipo directivo para ayudar a hacer crecer la empresa y aumentar su valor. 

Así pues, si crees que te beneficiarías de la participación activa de un inversor, el capital riesgo puede ser la opción adecuada para ti.