¿Alguna vez te has preguntado cuáles son los tipos de bancos que hay en España? ¿Son todos iguales, operan de la misma manera? Pues bien, no todos los bancos trabajan de la misma forma ni pueden ofrecer los mismos productos y condiciones a los consumidores finales. De hecho, las entidades financieras han de cumplir una serie de funciones y el Banco de España, en el caso de nuestro país, es el encargado de controlar la relación entre las entidades. A su vez, el Gobierno, se encarga de establecer los requisitos que cada banco ha de cumplir y lo hace a través de las leyes. En este post vamos a intentar orientarte para que sepas qué tipos de bancos existen, cuáles son sus normas y cómo opera cada uno de ellos. De este modo te resultará mucho más sencillo elegir tu próxima entidad financiera. ¡Comencemos!

En primer lugar, podemos clasificar los tipos de bancos en España en función de los propietarios de los mismos.

  • Banca pública. En estos casos el titular de este tipo de bancos es el propio Estado español. Para que puedas orientarte fácilmente, en este grupo se encuentran el Banco de España y el Banco Central Europeo.
  • Banca privada. La banca privada está compuesta por accionistas privados, ya sea en forma de entidades o de personas físicas. Un ejemplo de este tipo de entidades financieras en ING Direct.
  • Banca mixta. En estos casos estas entidades financieras están compuestas tanto por capital público como por capital privado.

En segundo lugar, podemos hablar de los tipos de bancos en España en función de las actividades que desarrollan. Si te fijas en este aspecto, podrás darte cuenta de que existen distintas variedades de entidades financieras y que su cartera de productos, de cara al cliente, es completamente diferente a la cartera de productos de las entidades que se encuentran en otro grupo. Según esta clasificación podemos dividir los bancos en 9 tipos.

  1. Banco central o emisor. Estos bancos son los encargados de supervisar el buen funcionamiento de las actividades financieras en el resto de entidades. Se encargan de dirigir y supervisar el funcionamiento del sistema financiero dentro de España. Además de estas acciones, son los encargados de fijar la política monetaria y asegurarse de mantener las reservas. De ahí que también se consideren bancos emisores. En nuestro país el banco central es el Banco de España, el cual opera bajo la supervisión del Banco Central Europeo que a su vez tiene el control sobre el sistema financiero de la UE.
  2. Entidades de crédito oficial. El Instituto de Crédito Oficial, o I.C.O. es la única entidad de este estilo que opera dentro de España. Es una entidad pública empresarial cuyo objetivo es favorecer aquellas actividades económicas con trascendencia a muy diferentes niveles (social, ecológica, innovador…).Además, colabora en programas de política económica en los momentos de crisis.
  3. Bancos de Tesorería. Dirigidos a empresas, se encargan de aportar liquidez a las que necesitan una alta inyección de capital. Como no desarrollan una actividad comercial, no disponen de oficinas físicas.
  4. Cajas de ahorro. Se trata de entidades sin ánimo de lucro que ofrecen productos a particulares y empresas y juegan un importante papel social. Tras la crisis, muchas de estas cajas se han transformado en bancos.
  5. Banco comercial. Se incluyen dentro de este tipo aquellos bancos que no son de inversión, sino que se dedican únicamente a operaciones comerciales, como los depósitos, los créditos o la concesión de préstamos.
  6. Bancos de inversión. Tal y como su nombre indica, este tipo de banco son los que ofrecen, tanto a particulares como a empresas, productos de inversión. Estos bancos se encargan de participar en operaciones de fusión y adquisición de empresas o en la compraventa de valores en los distintos mercados del mundo.
  7. Banca corporativa. Estos bancos se dirigen exclusivamente a un único cliente, las empresas, con la intención de ofrecerles productos que les permita mejorar o desarrollar su actividad profesional.
  8. Bancos de consumo o Retail. Estos bancos se dirigen únicamente a personas físicas y entre sus productos se encuentra las tarjetas de crédito, las hipotecas o los avales para alquilar vivienda.
  9. Bancos hipotecarios. En estos casos, la actividad de este tipo de entidades financieras se centra en la concesión de préstamos para la compra o reforma de inmuebles.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies