El blog de CapitalPrivadoMB sigue creando contenido alrededor de conceptos financieros. Ya hemos visto en otros posts conceptos como el private equity, direct lending y el capital mobiliario. En esta ocasión vamos a describir qué es el capital financiero.

Qué es el capital financiero

Qué es el capital financiero

El capital financiero se podría definir de forma muy rápida o simple como aquel dinero del que dispone una persona o empresa para invertir. Ese dinero puede provenir de distintas fuentes (ahorros, beneficios anteriores…).

También se denomina capital financiero a la parte de dinero del que disponen las empresas para invertir en ellas mismas. 

En general por tanto, el capital financiero es aquella cantidad de dinero que se invierte y que por tanto espera generar beneficios en forma de más dinero o en crecimiento de la empresa en el futuro. 

La importancia del capital financiero en el mundo empresarial

Como hemos dicho, el capital financiero es la forma en que las empresas invierten en su actividad o la actividad de terceros (en este caso para obtener un beneficio). 

Utilizan el capital para comprar más equipos, edificios o materiales, que luego utilizan para fabricar sus bienes o prestar sus servicios. Los activos de capital de una empresa pueden incluir también efectivo e inversiones. Estos activos figuran en su balance.

¿Qué tipos de capital financiero existen?

¿Qué tipos de capital financiero existen?

Hay tres tipos principales de capital financiero en el mundo empresarial:

  1. Deuda
  2. Capital social
  3. Especializado

Cada tipo de capital financiero funciona de forma diferente, pero todos pueden ayudar a que una empresa o proyecto crezca.

Capital financiero en deuda

El primer tipo de capital financiero es la deuda

Este tipo de capital financiero es el que las empresas reciben de una entidad o inversor y que devuelven con intereses. Para iniciar la actividad, sobre todo en el caso de pequeñas empresas, muchos propietarios tiran de ahorros (que también son capital financiero) para arrancar las operaciones y tener un colchón financiero de soporte hasta que la empresa dé beneficios. 

Una vez que la empresa ya está asentada podrá acceder a préstamos bancarios y/o préstamos gubernamentales como los que otorga el ICO. Si la empresa crece lo suficiente, puede también conseguir dinero emitiendo bonos de deuda a los inversores, que es como los bonos de deuda pública pero a nivel empresarial.

La ventaja del capital financiero en forma de deuda es que los propietarios de la empresa no tienen que compartir los beneficios que esa inversión genere. La desventaja es que deben devolver el préstamo incluso si la empresa fracasa y que implica un gasto en intereses.

Capital financiero en capital social

Capital financiero en capital social

El segundo tipo de capital financiero es el que se obtiene en forma de capital social. 

El más conocido es el capital que se obtiene de las participaciones, en el que la empresa recibe dinero en efectivo de los inversores en el presente a cambio de una participación en los beneficios en el futuro.

Otra forma de capital financiero con fondos propios es a través de socios, inversores de capital riesgo o business angels. Con este método, la empresa debe renunciar a cierto control de la empresa a cambio del capital financiero de estos inversores. Esos inversores se convierten en copropietarios de la empresa.

Cuando una empresa se hace realmente grande puede obtener más capital mediante la emisión de acciones mediante su salida a bolsa. La salida a bolsa (y fijar un precio de acción de forma pública) se conoce como oferta pública inicial. Salir a bolsa significa que cualquier inversor puede comprar las acciones de la empresa. Por eso las acciones también se llaman títulos de renta variable.

Capital financiero especializado

El tercer tipo es el capital financiero especializado. El capital financiero especializado permite aumentar los ingresos a corto plazo y dar formas alternativas de financiación, por ejemplo, retrasando el pago de las deudas o adelantando el cobro de facturas.

Una forma popular de capital financiero especializado es el factoring para empresas. Un banco o un inversor prestan a la empresa el importe de una factura, menos una comisión pero son dichos inversores quienes se quedan con el derecho de cobro de dicha factura..

Otra forma muy conocida de capital financiero es el confirming o financiación a proveedores. En este caso los proveedores de la empresa aceptan el pago adelantado de sus bienes o servicios pendientes de cobrar menos una comisión por ese adelanto. Esto también se llama a veces «crédito comercial». 

Para terminar, otra forma de capital financiero es el que la empresa invierte en otras empresas: los gestores financieros de una empresa también pueden crear capital y hacer crecer la empresa invirtiendo en el mercado de valores o en otras empresas mediante su propio capital financiero.

Importancia del capital financiero en la estructura de capital de una empresa

Importancia del capital financiero en la estructura de capital de una empresa

La forma en que una empresa crea y gestiona su capital se conoce como estructura de capital. La mayoría de las empresas que cotizan en bolsa (grandes empresas) utilizan una combinación de deuda y capital propio (entre la que se incluye parte de capital financiero), y ambos tipos de capital están representados en diferente porcentaje.

Este porcentaje se utiliza muy a menudo como una forma simple y rápida de calcular la solidez de una empresa, y se denomina ratio deuda-capital

Aquellas empresas con un ratio del 50% o más tienen más porcentaje de deuda que de capital y por tanto se consideran muy apalancadas y más arriesgadas. No obstante esto no es un factor exacto: depende también del tipo de empresa del que se trate y de su actividad y sector de trabajo.

El capital circulante

Otro componente de la estructura de capital es el capital circulante. Es el dinero en efectivo que se necesita para llevar a cabo las operaciones de la empresa. Para determinar el capital circulante de una empresa, la fórmula es el activo corriente menos el pasivo corriente.

Un coeficiente de capital circulante de 2:1 significa que la empresa tiene suficiente liquidez para satisfacer sus necesidades actuales.5 Si el coeficiente es más alto, significa que la empresa no está empleando su dinero para obtener beneficios futuros.

¿Necesitas capital financiero?

Si estás buscando una fuente de capital financiero para tu empresa contacta con nosotros: CapitalPrivadoMB ofrece financiación privada para empresas de todo tipo: