¿Qué son los activos?

Los activos de su empresa son artículos o recursos de valor, como propiedades, inventario, marcas comerciales o patentes, que posee su empresa. Los propietarios de la empresa pueden optar por convertir los activos en efectivo. Muchos activos de la empresa generan ingresos y benefician al propietario a largo plazo.

gráficos financieros

El balance de la empresa enumera sus activos y muestra una instantánea de cómo los gestiona. Haga un seguimiento cuidadoso de los activos en sus registros contables para asegurarse de que sus libros son precisos.  Puede registrar la información sobre los activos manualmente o utilizando un software de contabilidad.

¿Qué tipos de activos existen?

Hay diferentes tipos de activos en la contabilidad. Puede clasificar los activos como

  • Tangibles
  • Intangibles
  • Corriente
  • Fijo

Activos tangibles vs. intangibles

Puede desglosar los activos en tangibles e intangibles. Ambos tipos añaden valor a su empresa.

Activos tangibles

Los activos tangibles son artículos físicos que añaden valor a su empresa. Algunos ejemplos de activos tangibles son:

  • Dinero en efectivo
  • Equipo
  • Terrenos
  • Inventario
  • Bonos
  • Acciones

Los activos tangibles se deprecian con el tiempo. Cuando se amortiza un activo, se reparte su coste a lo largo de un determinado número de años.

Los activos tangibles también pueden desglosarse en otras dos categorías: activos corrientes y activos fijos. Más adelante aprenderás más sobre los activos corrientes y los fijos.

Activos intangibles

calculadora y gráficos

Los activos intangibles son lo contrario de los activos materiales. Los elementos no físicos que añaden valor a su empresa son activos intangibles. A diferencia de los activos tangibles, no es fácil convertir los activos intangibles en efectivo.

Puede amortizar los activos intangibles. La amortización de activos es cuando usted distribuye el coste de un activo intangible a lo largo del tiempo.

Puede ser difícil determinar el coste de un activo intangible porque no son bienes o artículos físicos.

Los activos intangibles incluyen cosas como:

  • Logos
  • Patentes
  • Marcas comerciales
  • Derechos de autor
  • Listas de clientes
  • Licencias comerciales

Activos corrientes frente a activos fijos

Existen algunas diferencias entre los activos corrientes y los fijos:

Activos corrientes

Los activos corrientes son elementos de valor que su empresa tiene previsto utilizar o convertir en efectivo en el plazo de un año. La mayoría de las empresas utilizan los activos corrientes en sus operaciones diarias. Los activos corrientes también se consideran inversiones a corto plazo porque se pueden convertir o utilizar en el plazo de un año.

Algunos de sus activos corrientes pueden ser también activos líquidos. Los activos líquidos son activos que se pueden convertir rápidamente en efectivo, como las acciones. Puede convertir los activos en un periodo corto de tiempo, como un mes o 60 días.

Los tipos de activos corrientes pueden incluir cosas como el efectivo, las cuentas por cobrar, el inventario y los gastos pagados por adelantado.

Activo fijo

Un activo fijo, o activo no corriente, es un activo a largo plazo que sigue aportando valor a su empresa después de un año. Los activos fijos no se pueden convertir en efectivo en un año. A medida que crece su negocio, los activos fijos ayudan a aportar valor a largo plazo a su empresa.

Dado que los activos fijos se consideran activos a largo plazo, suelen depreciarse con el tiempo. Por ejemplo, el coste de un activo fijo, como los bienes inmuebles, se reparte a lo largo del tiempo en lugar de en un solo año.

Los activos fijos pueden ser tangibles o intangibles. Algunos ejemplos de activos fijos son los coches, los terrenos, los edificios y la maquinaria.

gráfico

Determinar el valor de sus activos

El valor de un activo no siempre es el coste original. Al determinar el valor de un activo, hay que tener en cuenta factores como el valor justo de mercado y la depreciación.

El valor justo de mercado es el precio al que se vendería el activo en el mercado actual. Su valor justo de mercado puede ser mayor, menor o igual a su precio de compra original. Para averiguar el precio de un activo, realice un análisis del valor justo de mercado. Reúna información sobre el activo y compárelo con otros activos en el mercado. Considere la posibilidad de consultar a un profesional, como un contable, para que evalúe sus activos.

Como se ha mencionado, la depreciación es el proceso de repartir el coste de un activo a lo largo de un periodo de tiempo más largo. Para determinar el valor de tu activo, calcula los gastos de depreciación.

Registrar los activos en la contabilidad

Los activos ayudan a mostrar el estado financiero de tu pequeña empresa. Cuanto más frecuentemente actualice su balance, más precisos serán sus libros de contabilidad.

Al informar sobre sus activos en el balance de su empresa, debe registrarlos en orden descendente, según su nivel de liquidez.

Cuanto más líquido sea un activo, menos tiempo se tarda en convertirlo en efectivo. Anote primero los activos más líquidos. Anote siempre primero el efectivo, ya que no necesita convertirlo.

Registre tanto los activos corrientes como los fijos en su balance. Dado que los activos corrientes son más líquidos, anótelos en la parte superior del balance. Los activos fijos son menos líquidos, por lo que hay que incluirlos más abajo en el balance.

Por último te mostramos un desglose del orden en que deben figurar tus activos en el balance:

  1. Caja (en el activo corriente)
  2. Activo corriente (a corto plazo y más líquido)
  3. Activos fijos (a largo plazo y menos líquidos)

Como hemos visto, mantener un control exhaustivo de los activos de su empresa es vital para el correcto funcionamiento de la misma. Es importante saber distinguir entre las diferentes categorías de activos y el papel que juegan en el ejercicio diario de la empresa. Si no tenemos en cuenta la diferente naturaleza de cada activo se pueden provocar desviaciones que afecten negativamente al correcto funcionamiento de la empresa, de ahí la importancia de los activos.

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda que te pueda surgir o para solicitar un préstamo hipotecario. Contáctanos a través de nuestro formulario, por teléfono o email. ¡Nos encargaremos de llamarle en menos de 24 horas y empezar a estudiar tu situación!