Calcular el patrimonio neto te servirá para saber exactamente cuál es tu situación financiera y, consecuentemente, poder medir el punto en el que te encuentras para determinar cómo vas a avanzar. En este artículo te contamos como puedes calcularlo paso a paso.

Qué es el patrimonio neto

Qué es el patrimonio neto

El patrimonio neto nace de la diferencia entre los activos y pasivos, es decir, la suma de todo lo que posees (propiedades) menos la suma de las responsabilidades (deudas, impuestos, etc.). Se puede calcular tanto para personas físicas como jurídicas, y nos ayudará a controlar nuestras finanzas y poder calcular objetivos y metas.

El patrimonio neto forma parte del balance de situación de una empresa, donde se calculan los activos corrientes y no corrientes, así como los pasivos corrientes y no corrientes. La mejor forma de entenderlo y saber calcularlo es mediante dicho balance. Es importante no confundirlo con los ingresos que recibes periódicamente, ya que el patrimonio engloba el valor neto de todo lo que posees menos las responsabilidades que tienes.


Cómo calcular el patrimonio neto

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de calcular tu patrimonio neto es que el precio de tus activos puede no ser el mismo que en el momento en que los compraste. Un claro ejemplo de ello es un automóvil, ya que este no tendrá el mismo valor a día de hoy que hace 5 años. Lo mismo pasa cuando queremos calcular el valor de nuestros pasivos. Si tenemos una deuda de un préstamo, hay que contabilizarla según el capital que nos queda a devolver en el presente. A continuación lo vamos a ver de forma más detallada.

Calcular el valor de tus activos

Como hemos comentado, debes tener en cuenta el valor de tus activos en el presente para determinar el valor real de los mismos. Debes incluir en est partida los siguientes conceptos:

  • Valor de un inmueble
  • Valor de las cuentas corrientes o de ahorro
  • Valor del saldo bancario
  • Valor de un plan de pensiones
  • Valor del mobiliario
  • Valor de electrodomésticos
  • Valor de equipos electrónicos
  • Valor de fondos de inversión y acciones
  • Dinero en efectivo
  • Valor de vehículos
  • Valor de joyas, obras de arte o relacionados

Calcular el valor de tus pasivos

Calcular el valor de tus pasivos

Dentro del cálculo de los pasivos se debe tener en consideración cualquier deuda a corto o largo plazo y contabilitzarla en función del valor actual:

  • Hipoteca
  • Préstamos y créditos
  • Compras a plazos
  • Deudas de tarjetas de crédito
  • Deudas con proveedores
  • Obligaciones tributarias pendientes

Operación completa

Te recomendamos que para poder establecer los resultados de dichas partidas, utilices una hoja de cálculo de excel o alguna plantilla predeterminada. De este modo, podrás ir añadiendo cada uno de los campos y obtener el cálculo de forma sencilla. Una vez hayas calculado el valor total de tus activos, así como de los pasivos, es el momento de restarlos para obtener la diferencia. Dicho resultado será el total de tu pasivo neto, pudiendo ser positivo o negativo. 

Patrimonio neto negativo

Hay momentos en los que nuestro valor de activos es inferior al de los pasivos, es decir, que tenemos más deudas y obligaciones que propiedades. Esto significa que te encuentras en una situación de banca rota y que tus finanzas no son sólidas. Si te encuentras ante esta problemática, lo mejor que puedes hacer es intentar reducir dichas deudas al máximo y tener en cuenta que, a veces, el valor de los activos pueden fluctuar y variar en poco tiempo. 

Aumentar el patrimonio neto

Para poder dar un vuelco a la situación debemos intentar aumentar el valor de nuestros patrimonio neto actuando sobre los activos o los pasivos. Una de las técnicas más empleadas para aumentar los activos es la de crear o comprar para conseguir que el valor de los activos aumente frente a los pasivos.

Otra opción es apostar por reducir el nivel de deuda y, por tanto, el valor total de los pasivos. Si tu nivel de endeudamiento es muy elevado, siempre puedes optar por pedir un préstamo para reunificar tus deudas y así solo tener que hacer frente a una única cuota, a la vez que podrás mantener tus activos, o bien solicitar un préstamo con garantía hipotecaria.

Préstamos con garantía hipotecaria de CapitalPrivadoMB

En CapitalPrivadoMB somos expertos en la concesión de préstamos con garantía hipotecaria, es decir, préstamos en los que se usa una propiedad inmobiliaria a nombre del solicitante o de un tercero (que actuará como avalista) como garantía de la operación. Esta propiedad puede ser de cualquier tipo a excepción de un terreno. Gracias a nuestra pequeña infraestructura podemos estudiar y aceptar solicitudes que han sido previamente rechazadas por las entidades bancarias. Nos referimos a personas que aparecen en algún registro de morosidad como ASNEF o Rai, o que presentan un nivel de endeudamiento considerablemente elevado.

Las únicas condiciones que deberás cumplir para poder solicitar un préstamo con nosotros son las que siguen:

  • Ser mayor de edad
  • Disponer de una propiedad a tu nombre, o a nombre de un tercero, que esté libre de cargas
  • Poder justificar tus ingresos

En caso de que cumplas con todos los requisitos previamente estipulados, se procederá a realizar un análisis de solvencia para determinar si el solicitante podrá hacer frente o no a las cuotas del préstamo. Nunca concedemos dinero en aquellas situaciones en las que creemos que sólo se empeorarán las cosas, ya que queremos ser parte de la solución, no agravar el problema.

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda que te pueda surgir o para solicitar un préstamo hipotecario. Contáctanos a través de nuestro formulario, por teléfono o email. ¡Nos encargaremos de llamarle en menos de 24 horas y empezar a estudiar tu situación!