Diferencias entre TIN y TAE de un préstamo

Estamos seguros de que cuando ves la publicidad de los bancos en relación a los préstamos te habrá llamado la atención un par de términos. Al hablar de los intereses hacen referencia o bien la TIN o bien al TAE. Como habrás observado el TIN suele ser un porcentaje inferior al TAE. Pero, ¿qué significan estas siglas? ¿Sabes cómo afectan al valor de tu préstamo? Desde Capital Privado MB vamos a explicártelo todo. Comencemos.

TIN y TAE

Cuando solicitamos un préstamo siempre hay ciertos elementos que hemos de tener en cuenta. Además del periodo de amortización que nos ofrece la entidad financiera en cuestión hay que valorar tanto las comisiones como los intereses que cobran por sus servicios.

Dos siglas que suelen aparecer de forma recurrente cuando se están promocionando préstamos son TIN y TAE. Muchas personas desconocen cómo funcionan e incluso su significado. Sin embargo es vital conocerlas para entender cuánto vamos a pagar por nuestro préstamo.

Qué es el TIN

Cuando el prestamista hace referencia al TIN de su producto crediticio se está refiriendo al Tipo de Interés Nominal que este tiene. Es decir, que el TIN corresponde a la remuneración que el prestamista va a cobrarte por dejarte su dinero. Es lo que considera justo por renunciar temporalmente a esa cantidad para prestártela a ti o a otro cliente.

Qué es la TAE

La TAE, sin embargo, en un valor mucho más complejo y completo. Podemos decir que se trata del coste efectivo del préstamo. A diferencia del TIN no solo hace referencia al interés sino a otros conceptos. Para hallar la TAE el prestamista usa diferentes elementos para crear una tasa anual equivalente. Estas siglas se calculan utilizando:

  • Los intereses que nos van a cobrar por el préstamo.
  • Las distintas comisiones y gastos que este préstamo incluye.
  • El coste efectivo del préstamo en relación al importe que la entidad crediticia nos ha ofrecido.

Como puedes comprobar la TAE es mucho más precisa en cuanto a los gastos que vamos a tener que asumir durante la vida del préstamo. Ya que no solamente tiene en cuenta los intereses que el prestamista nos va a cobrar sino también el resto de gastos y comisiones. Es precisamente por este motivo que la TAE siempre es superior al TIN. Y también es precisamente por este motivo que muchos bancos y entidades crediticias publicitan sus préstamos hablando de la TIN. Para que estos resulten más atractivos al cliente al encontrarse frente a un porcentaje más bajo y asequible.

La TAE, el concepto clave de un préstamo

Está claro que a la hora de valorar si un préstamo dispone de unas condiciones interesantes es necesario revisar la TAE. El TIN solo nos dará información sobre el Tipo de Interés Nominal que le prestamista va a cobrar. Pero obviará si existen otros gastos asociados al préstamo que encarezcan las mensualidades y el coste final. Con la TAE conoceremos el coste efectivo del préstamo y sabremos sin lugar a dudas cuánto nos va a costar en realidad que nos presten una u otra cantidad de dinero.

Así que ya sabes, ten cuidado con la publicidad engañosa donde se hace más referencia al TIN que a la TAE. Por suerte desde el año 1990 el Banco de España obliga a todas las entidades crediticias a hacer pública la TAE. Así que aunque aparezca la referencia al TIN con luces de neón y estrellas brillantes en alguna parte de la publicidad podrás localizar la TAE.

Po medio de la TAE te resultará mucho más sencillo comparar distintos tipos de préstamos y ver cuál es más adecuado para cubrir tus necesidades financieras. Gracias a este indicador sabrás con más exactitud cuál será a la larga el coste real que va a suponer contratar ese préstamo con una u otra entidad.

Si cometemos el error de basarnos en el TIN para contratar un préstamo es muy probable que este salga mucho más caro de lo que esperábamos. Pues puede que tenga unos intereses reducidos pero que aplique unas comisiones y gastos mucho más elevados.

TIN y TAE a través de ejemplos prácticos

  • Imagina que te ofrecen un préstamo con un TIN del 9 % sin ningún tipo de gastos y comisiones asociados.
  • Por otro lado, en otra entidad de crédito, encuentras otro préstamo cuyo TIN es del 8 %. A primera vista puede parecerte que esta opción es económicamente más atractiva para ti. Sin embargo en este segundo préstamo la entidad de obliga a contratar un seguro de protección de pagos que deberás de pagar anualmente hasta devolver todo el dinero. Y también incluye una comisión de apertura de préstamo. Sumando todas estas variantes la TAE de este crédito se sitúa en un 9,5 %. Es decir, que el primer crédito resultará económicamente más interesante para ti que el segundo a pesar de las apariencias.

Cómo puedo calcular la TAE

Como te hemos explicado unas líneas más arriba desde el año 1990 es obligatorio que las entidades de crédito ofrezcan la TAE a sus posibles clientes. En caso de no hacerlo irían en contra de la Ley.

Sin embargo, a pesar de ello, es probable que tengas interés en saber cómo se calcula este indicador tan importante.

Como se trata de un cálculo algo complejo el Banco de España ha puesto a disposición de todos los que lo deseen una calculadora con la cual puedes hallar con facilidad este indicador. Si pinchas sobre el enlace te redirigirá a una pestaña que te permitirá acceder a un simulador con el que calcular la TAE de un préstamo.

Como conclusión habrás podido comprobar que ambos valores son muy interesantes y vitales a la hora de calcular el coste de nuestro futuro préstamo.

Antes de marcharte…

Si este artículo te ha resultado interesante te animamos a que eches un vistazo al apartado de noticias de Capital Privado MB. Aquí podrás localizar más información interesante. Como por ejemplo saber Cómo pedir un préstamo ICO o estar al día sobre la actualidad en relación a los plazos de devolución de los créditos rápidos.  

Comments are closed.

Llámenos
Contáctenos