El blog de CapitalPrivadoMB sigue repasando conceptos financieros, mes a mes. Ya hemos visto definiciones sobre el capital inmobiliario, el capital financiero o el venture capital. En esta ocasión vamos a repasar el concepto de lease back, también conocido como sale and lease back. 

¿Qué es un lease back?

Una operación de lease back es un acuerdo en el que una empresa o persona vende un activo a un tercero, pero tiene el derecho también a arrendar o alquilar ese mismo activo al comprador a través de un arrendamiento financiero. Por eso el lease back también se conoce como sale lease back, (porque primero vendes el activo pero luego pagas un arrendamiento financiero por el uso del mismo).

Los detalles de un acuerdo de lease back, incluyendo los pagos del arrendamiento financiero y la duración del mismo, se negocian de forma conjunta con la venta del activo como un solo contrato. Así, en una operación de sale lease back, el vendedor del activo se convierte en arrendatario y el comprador en arrendador.

Una operación de sale-leaseback permite a una empresa vender un activo para obtener capital y, a continuación, dejar que la empresa vendedora vuelva a arrendar ese activo al comprador. De este modo, una empresa puede obtener tanto el efectivo como el activo que necesita para mantener su negocio en funcionamiento en momentos de falta de liquidez.

Cómo entender el leaseback

En los acuerdos de venta + arrendamiento financiero, un activo que antes era propiedad del vendedor se vende a otra persona y luego se arrienda de nuevo al primer propietario durante un largo periodo de tiempo. De este modo, el propietario de la empresa puede seguir utilizando un activo vital pero deja de ser el dueño efectivo del mismo.

Otra forma de pensar en un leaseback es como una versión corporativa de lo que se conoce como empeño. Imagínate una empresa que acude a una casa de empeños con un activo valioso y lo intercambia por una inyección de dinero. La diferencia con una casa de empeños real sería que en ese caso no hay ninguna expectativa de que la empresa vuelva a comprar el activo, cuando a través de un arrendamiento financiero sí, además de que el vendedor del mismo paga por su uso.


¿Quién utiliza el leaseback y por qué?

¿Quién utiliza el leaseback y por qué?

Las figuras más interesadas en la venta más arrendamiento son dos:

  1. Empresas con activos fijos de alto coste, como pueden ser propiedades, terrenos o equipos/maquinaria grandes y costosos. 
    1. Este tipo de lease back es muy común en las industrias de la construcción, transporte e inmobiliario.
  2. Autónomos o particulares con propiedades inmobiliarias que quieren vender sin perder el derecho de uso
    1. Se trata de particulares o negocios con problemas de liquidez que venden un inmueble pero siguen teniendo derecho de uso del mismo a través de un arrendamiento financiero.

En definitiva, las empresas y los pequeños negocios recurren al leaseback cuando necesitan el dinero que invirtieron en un activo para otros fines, pero no obstante siguen necesitando el propio activo para seguir con su negocio. 

Diferencias con un leasing normal

En una operación de leasing normal, el arrendatario no es el propietario del bien, sino que una empresa especializada en leasing o una entidad bancaria ha puesto a disposición del cliente el bien, normalmente nuevo, y este paga una cuota en forma de arrendamiento financiero por su uso. Además, en el caso del leasing, en la gran mayoría de ocasiones se sobreentiende que el arrendatario va a ejercer su derecho de opción de compra del bien al final del contrato. 

En un lease back el arrendatario era el antiguo propietario del bien antes de la firma de la operación, y puede o no puede ejercer la opción de re-compra del bien al final del contrato.

Ventajas del lease back

La venta y el arrendamiento posterior pueden resultar atractivos como métodos alternativos de obtención de capital. Cuando una empresa necesita recaudar dinero  suele pedir un préstamo (incurrir en deuda), ampliar capital mediante la entrada de nuevos socios, o financiarse mediante la emisión de acciones (en el caso de empresas que coticen en bolsa).

Un préstamo debe ser devuelto dentro de un plazo determinado, y aparece en el balance de la empresa como una deuda. No obstante, una operación de leaseback puede ayudar a mejorar el aspecto del balance de la empresa: el pasivo del balance se mantendrá estable (al evitar obtener financiación mediante deuda), y sólo se perderá una parte del activo, ya que el activo fijo se ha vendido pero ha entrado activo corriente en forma de dinero en efectivo.


Ejemplo de lease back

Existen numerosos ejemplos de operaciones de lease back, sobre todo en el ámbito industrial

Un ejemplo clásico y fácil de entender es el de la maquinaria para producción industrial. Una empresa puede haber comprado maquinaria valorada en varios cientos de miles de euros o más para producir cierto producto, pero al cabo de un tiempo quiere deshacerse de esa maquinaria sin tener que retirarla al momento. Lo que hace entonces la empresa es vender la maquinaria a una entidad financiera y pagarle a dicha entidad una cuota por el uso de la misma. Con el dinero obtenido la empresa puede invertir en nuevos equipos sin incurrir en deuda (pasivo) y al final del contrato puede volver a comprar la maquinaria si lo desea.

Más ventajas del leaseback

Más ventajas del leaseback

Las transacciones de tipo venta + arrendamiento financiero pueden estructurarse de diferentes formas para beneficiar tanto al vendedor/arrendatario como al comprador/arrendador. Sin embargo, todas las partes deben considerar las implicaciones empresariales y fiscales, así como los riesgos que conlleva este tipo de acuerdo.

Los beneficios potenciales para el vendedor/arrendatario son:

  • Puede proporcionar deducciones fiscales
  • Permite a la empresa ampliar su negocio
  • Puede ayudar a mejorar el balance
  • Limita los riesgos en caso de escenarios de volatilidad de precios

Los beneficios potenciales para el comprador/arrendador son:

  • Obtener un arrendamiento garantizado por el mismo bien
  • Normalmente se obtiene un óptimo rendimiento de la inversión (ROI)
  • Se obtiene un flujo de ingresos estable durante un tiempo determinado