El venture capital o capital riesgo, es una forma de financiación de empresas jóvenes, también llamadas start-ups y de rápido crecimiento que no cotizan en bolsa y que por lo tanto no tienen opción de acceder a este tipo de financiación. 

Puede haber sociedades de capital riesgo de nicho, pero, por lo general, las sociedades de capital riesgo se centran en la tecnología y en las empresas de dispositivos médicos/biotecnología. Aquí es donde está el crecimiento rápido, tanto en la empresa individual como en el mercado al que se dirige.


¿Cómo se financia una empresa con venture capital?

Existen varias fases en las que una empresa emergente se puede financiar, desde la etapa inicial cuando surge la idea de negocio, hasta cuando la empresa ya está consolidada en el mercado generando beneficios.

El primer inversor profesional en una operación en la fase inicial se denomina inversor de la serie A.  A esta inversión le sigue la financiación de la fase intermedia y posterior: las rondas de la serie B, C y D.  Las rondas finales incluyen la financiación de entresuelo, la fase final y la financiación previa a la salida a bolsa.  Una sociedad de capital riesgo puede especializarse en proporcionar sólo una de estas series de financiación, o puede ofrecer financiación para todas las etapas del ciclo de vida de la empresa.  Es importante conocer las preferencias de la sociedad de capital riesgo a la que te diriges y articular claramente el tipo de financiación que buscas.

Fases de financiación venture capital

Fases de financiación venture capital
  1. Capital semilla o seed capital.  Si estás empezando y aún no tienes un producto o una empresa organizada, estarás buscando capital inicial.  Pocas sociedades de capital riesgo financian en esta fase y la cantidad invertida sería probablemente pequeña.  El capital de inversión puede utilizarse para crear un producto de muestra, financiar estudios de mercado o cubrir los costes administrativos de creación.
  2. Capital inicial. En esta fase, tu empresa tendría un producto de muestra disponible con al menos un director trabajando a tiempo completo.  La financiación en esta fase también es poco frecuente.  Suele cubrir la contratación de otros directivos clave, estudios de mercado adicionales y la finalización del producto o servicio para su introducción en el mercado.
  3. Capital en la fase inicial.  A los dos o tres años de su empresa, ya has conseguido que tu empresa despegue, tienes un equipo de gestión y las ventas están aumentando.   En esta fase, la financiación del capital riesgo podría ayudarte a aumentar las ventas hasta el punto de equilibrio, mejorar tu productividad o aumentar la eficiencia.
  4. Capital de expansión. En esta fase la empresa está bien establecida y ahora buscas un capital riesgo para que te ayude a pasar al siguiente nivel de crecimiento.  La financiación en esta fase puede ayudarte a entrar en nuevos mercados o a aumentar tus esfuerzos de marketing.  Deberás buscar sociedades de capital riesgo especializadas en inversiones en etapas posteriores.
  5. Capital de última etapa.  En esta fase, tu empresa ha conseguido unas ventas e ingresos impresionantes y cuenta con un segundo nivel de gestión.  Es posible que busques fondos para aumentar la capacidad, incrementar el marketing o aumentar el capital circulante.
  6. Financiación puente. También puedes estar buscando un socio que te ayude a encontrar una oportunidad de fusión o adquisición, o a atraer financiación pública a través de una oferta de acciones.  Hay sociedades de capital riesgo que se centran en este extremo del espectro empresarial, especializándose en ofertas públicas iniciales (OPI), adquisiciones o recapitalizaciones.  Si estás planeando una OPI, una sociedad de capital riesgo también puede ayudarte con la financiación intermedia o puente, es decir, la financiación a corto plazo que te permita pagar los costes asociados a la salida a bolsa.

Un factor clave para la sociedad de capital riesgo será la relación entre el riesgo y el rendimiento. Cuanto antes invierta un capitalista, mayores serán los riesgos inherentes y más largo será el periodo de tiempo hasta la salida del capitalista. De ello se deduce que el capital riesgo esperará un mayor rendimiento por invertir en esta fase temprana, normalmente un rendimiento múltiple de 10 veces en cuatro a siete años. Un venture capital en una etapa posterior puede buscar un retorno múltiple de dos a cuatro veces en dos años.

¿Cómo lograr una inversión con venture capital?

Cómo lograr una inversión con venture capital

A continuación vamos a ver cuáles son los aspectos clave que evalúan las sociedades de capital riesgo a la hora de realizar una inversión.

  1. Gestión de la empresa. La gestión es el elemento más importante en la evaluación de un venture capital. Los inversores buscan equipos de gestión dentro de las empresas que sean visionarios que puedan hacer el trabajo y delegar cuando sea necesario.
  2. Tamaño del mercado y cuota de mercado. Si el negocio no tiene un mercado masivo al que dirigirse, no puede convertirse en un negocio masivo, por lo tanto uno de los puntos más importantes es el potencial de crecimiento de la empresa fijándose en el tamaño del mercado al que está dirigida.
  3. Ventaja del producto. Incluso si tienes un gran equipo de gestión y un enorme mercado al que apuntar, sigues necesitando un gran producto. Las empresas de capital riesgo no invertirán en nada que pueda considerarse genérico. Prefieren lo nuevo o patentado. Las empresas de capital riesgo buscan un producto que ahorre dinero a sus clientes y tenga un claro impacto positivo en el medio ambiente. 
  4. Proyecciones financieras. Dado que el capital riesgo es un negocio financiero, se podría pensar que las proyecciones financieras son lo más importante para los venture capital. Sin embargo, las sociedades de capital riesgo determinan el mercado al que puede dirigirse la empresa, hacen una estimación del porcentaje de participación que ésta puede obtener y, a continuación, le añaden algunas proyecciones de costes para realizar las proyecciones financieras. Estas cifras no serán exactas prácticamente nunca. Se trata más de hacerse una idea de lo que es posible que de intentar ser exactos.

Como vemos, es muy interesante contar con un venture capital si tenemos una start-up que necesita financiación, sólo debemos cumplir con los requisitos que éstas buscan para una inversión y ser convincentes con nuestra presentación.

Ponte en contacto con nosotros

Contacta con nosotros ahora

Si lo deseas, te puedes poner en contacto con nosotros mediante el formulario de contacto, por teléfono o vía correo electrónico. En menos de 24 horas nos pondremos en contacto contigo para resolver cualquier duda que puedas tener.