Los préstamos participativos son, como su nombre indica, préstamos que “participan” en aquel proyecto que financian. En concreto, un préstamo participativo se beneficia o no del éxito o fracaso de aquella empresa o proyecto que están financiando. Por esa razón, los préstamos participativos son muy utilizados en proyectos o empresas de nueva creación como las startups. En este artículo te contaremos todos los detalles que debes conocer de los préstamos participativos y cuándo pueden resultar útiles.

Qué son los préstamos participativos

Como su nombre indica, se trata de un préstamo que “participa” del éxito de aquel proyecto que financia. Un préstamo participativo es por tanto un híbrido entre un préstamo tradicional y una ronda de financiación mediante aportaciones de capital riesgo. Por esa razón normalmente los préstamos participativos se conceden a empresas de nueva creación o startups. 

Relacionado: qué es el capital financiero

Forma de financiación perfecta para startups

Las startups son empresas de nueva creación que normalmente quieren poner en el mercado nuevas ideas y formas de entender los negocios, así como apostar de forma muy notable en el uso de nuevas tecnologías para ello. Por eso estas empresas necesitan poder acceder a liquidez y financiación basadas en condiciones que difieren un poco de las empresas tradicionales: puede ser que la empresa necesite más tiempo para superar el umbral de beneficios y por tanto debe poder contar con formas de financiación más favorables.

La característica principal del préstamo participativo es que se entrega un préstamo a devolver con sus respectivos intereses como un préstamo cualquiera, pero la cantidad de intereses exacta que deberá pagar la empresa dependerá de cómo evolucione el proyecto en sí: si la empresa consigue atraer clientela y beneficios los intereses serán mayores (y el beneficio de la entidad bancaria o inversor también). 

Por esa razón, como decíamos en la introducción, un préstamo participativo es un híbrido entre aportaciones de capital social y un préstamo clásico, porque quién presta el dinero “participa” de los beneficios que puede obtener la empresa. 

Cómo son los intereses de un préstamo participativo

Los préstamos participativos pueden tener condiciones distintas y específicas de devolución según lo acuerden ambas partes. Por eso, no hay un modelo de préstamo participativo concreto que podamos utilizar para describir este tipo de operación. 

No obstante, en general un préstamo participativo variará los intereses que paga el prestataria de acuerdo a las condiciones que acuerden empresa e inversor, y que pueden ser:

  • Crecimiento o decrecimiento de la empresa
  • Margen de beneficio que obtenga la empresa o proyecto
  • Facturación total por trimestre o por año
  • Crecimiento en número de usuarios o clientes
  • Una combinación de todos estos factores a la vez

Los préstamos participativos es difícil encontrarlos en la banca, ya que las entidades bancarias no están dispuestas a asumir riesgos para financiar nuevas ideas y a ver un retorno de su inversión más o menos lento y supeditado al rendimiento de un proyecto. Por eso este tipo de financiación viene de inversores y fondos de capital privado que invierten en ideas o proyectos en fase de desarrollo. 

También hay algunos préstamos participativos que vienen de parte de organismos o entidades públicas para dar soporte a la creación de nuevas ideas de negocio para las cuales es muy difícil acceder a financiación a través de los canales tradicionales. 

Préstamo participativo convertible: cuando el prestamista se convierte en inversor

Muchas veces, un préstamo participativo puede convertirse en otra cosa si las dos partes (inversor y prestatario) así lo acuerdan. Por ejemplo, puede darse el caso de que ambas partes acuerden que el dinero no debe ser devuelto pero en este caso el inversor o prestamista pasará a formar parte de la junta directiva de la empresa. De este modo el préstamo ya no es un préstamo sino que el dinero pasa a ser capital social de la compañía o empresa. 

El hecho de que un préstamo participativo se convierta en capital social puede acordarse en base a ciertas circunstancias como pueden ser:

  • El inversor tiene derecho a dar el paso durante los primeros 24 meses
  • El préstamo participativo pasa a ser capital social si no se cumplen ciertos objetivos
  • El préstamo participativo puede convertirse parcialmente en capital social sin incluir toda la inversión
  • Se pagan intereses durante cierto tiempo (el periodo que ambas partes acuerden) y luego el capital restante pasa a ser capital social

¿Qué tipo de interés tiene un préstamo participativo?

¿Qué tipo de interés tiene un préstamo participativo?
¿Qué tipo de interés tiene un préstamo participativo?

Los intereses de un préstamo participativo son más altos en comparación con un préstamo clásico contratado a través de una entidad bancaria o prestamista tradicional. Como hemos comentado, los préstamos participativos normalmente financian operaciones y proyectos de cierto riesgo, volatilidad e incertidumbre, por lo que los intereses de este tipo de préstamos son más elevados. 

Además, dado que en la mayoría de casos, como hemos visto, la devolución de la inversión depende de ciertas variables en relación a la evolución del proyecto, los tipos de interés pueden variar dependiendo del desempeño del negocio. 

No obstante, se suelen establecer unos límites máximos y mínimos a dicho interés variable para poder hacer previsiones de gasto y coste razonables y a medio plazo.

También existen préstamos participativos que tienen un tipo de interés muy bajo, puramente simbólico, sobre todo en el caso de que el inversor al final quiera pasar a formar parte o ser directivo de la empresa

Ventajas de un préstamo participativo frente a otros tipos de financiación

La ventaja principal de un préstamo participativo es que permite acceder a financiación sin avales y para proyectos con cierto grado de incertidumbre. Por eso son el tipo de financiación perfecta para startups y negocios de nueva creación. 

CapitalPrivadoMB

Sin embargo para convencer a un inversor de que acceda a darnos este tipo de financiación debemos contar con un plan de empresa sólido y sin fisuras, viable, bien trabajado y con fundamentos. A continuación vamos a enumerar los beneficios de los préstamos participativos:

  • Mayor plazo de amortización, normalmente flexible 
  • Los intereses pueden variar a la baja en el caso de que el proyecto tarde en dar beneficios
  • Los intereses del préstamo son un coste para la empresa, por lo que pueden ser deducidos como tal de cara a presentar la declaración del impuesto de sociedad
  • En el caso de que el préstamo se convierta en capital social pasan a ser patrimonio neto
  • Ofrecen la posibilidad de financiarse a proyectos que presentan cierta incertidumbre
  • Las condiciones de devolución, al negociarse de forma independiente entre inversor y empresa, son totalmente a la carta del proyecto
  • Puede ser fácil o incluso ser parte de la operación, poder contar con periodos de carencia 

¿Cómo acceder a un préstamo participativo?

Como hemos dicho al inicio del artículo, los préstamos participativos no se obtienen a través de los canales tradicionales. Por eso, para acceder a un préstamo participativo deberemos acudir a profesionales de la inversión o private equity especialmente enfocados en este tipo de operaciones y además atraer a los inversores hacia nuestro proyecto y empresa. Para ello deberemos prestar atención a:

  • Acceder a un préstamo participativo es muy similar a acceder a una ronda de financiación privada: deberemos disponer de una idea atractiva y que “venda”, además de contar con un plan de negocio sólido y viable
  • Este tipo de financiación normalmente se entrega a empresas bastante enfocadas en el sector tecnológico: si tienes un negocio del sector construcción, finanzas u otro sector “clásico” seguramente la idea que propongas no sea lo suficientemente revolucionaria como para atraer al inversor que estás buscando
  • Las startups están formadas por gente joven, por lo que si tienes menos de 40 años tienes más números para ser visto con buenos ojos como un «emprendedor»

Además, en el caso de querer acceder a un préstamo participativo a través de una entidad pública o semipública, deberás prestar atención a toda la parte legal de la empresa como puede ser:

  • Puede ser que se te solicite presentar una auditoría de la empresa 
  • Deberás ser una empresa constituida poco tiempo atrás y estar inscrita en el registro de forma legal, con domicilio social, capital desembolsado según marque la ley, las cuentas anuales de ejercicios anteriores deben estar depositadas según marque la normativa…