Hoy en día es muy común solicitar préstamos rápidos y online para afrontar  gastos imprevistos. Los préstamos personales representan gran parte del presupuesto mensual en muchas economías familiares. Pero, ¿sabías que los créditos tienen fecha de caducidad

Uno de los aspectos a tener en cuenta antes de pedir un préstamo personal son los intereses que generan. Los ciudadanos españoles frecuentemente no pueden hacer frente a este tipo de intereses, por lo que una de las dudas más frecuentes entre quienes han solicitado algún crédito es  “cuándo prescribe mi deuda de un préstamo personal?”. Por este motivo en este artículo te explicamos cuándo prescribe una deuda de un préstamo personal en España.

Existe una diferencia entre los términos legales prescripción y caducidad que se debe clarificar antes de explicar que tipos de deudas hay y su vencimiento. Jurídicamente, son términos distintos pese a que socialmente consideremos que no lo son.

¿En qué se diferencia prescripción y caducidad legalmente? 

Se diferencian en que la prescripción se refiere al periodo de tiempo en el cual el acreedor puede reclamar la deuda. Durante este plazo de prescripción, el acreedor puede exigir la deuda, deteniendo así el tiempo restante hasta que caduque. Por el contrario, la caducidad hace referencia a la finalización de la obligación de pago, puesto que el acreedor pierde el derecho a pedirla, al superar el plazo concertado por la ley para reclamar su cumplimiento.

Plazo de prescripción de deudas por préstamos personales

En España, los plazos de prescripción son distintos en función del  tipo de deuda. Cuando se trata de préstamos personales, el plazo es de cinco años, de acuerdo con lo contemplado por la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil. Una vez superado ese tiempo, los acreedores no podrán exigir al deudor el pago. Existen dos requisitos para que una deuda se pueda prescribir:

  1. El acreedor no ha contactado con el deudor, a través de una carta o un requerimiento notarial, para pedir el pago de la deuda.
  2. El deudor no ha aceptado ni admitido explícitamente que la deuda es suya.

Existen diferentes tipos de deudas así como de acreedores. Nuestra deuda cambiará si el acreedor es la agencia tributaria o una entidad financiera. Por lo que un aspecto a tener en cuenta cuando nos planteamos cuándo prescribe una deuda es con quien nos comprometemos a pagar. 

¿Cuándo caduca mi deuda bancaria?

Hay diferentes plazos para indicar cuándo prescribe una deuda con el banco en función del tipo de producto que se haya contratado. 

  • Préstamo personal: Desde el  7 de octubre de 2015 los préstamos y las tarjetas de crédito tienen un plazo de prescripción de cinco años. Incluyendo los intereses generados de la deuda.
  • Hipotecas: En cambio, los créditos hipotecarios tienen plazos más amplios. Desde la fecha inicial del préstamo hipotecario, habrá un plazo de veinte años para que prescriba la deuda.

Los otros casos más representativos de prescripción según el tipo de deuda:

  • Alquiler: el plazo de prescripción de una deuda igual que el de los préstamos personales, cinco años.
  • Suministros del hogar: un plazo de prescripción de cinco años.
  • Multa: Si pasados los tres y seis meses la administración no ha comunicado las multas por infracción de tráfico, la multa prescribirá para comunicar las multas por infracción de tráfico. Durante este tipo, si se ha notificado, se podrá reclamar durante 8 años
  • Hacienda y Seguridad Social: las deudas prescriben en un plazo de cuatro años

Hemos visto que todas las deudas tienen fecha de caducidad si se supera el periodo de tiempo determinado por ley. Pero esperar a que llegue ese momento no es una opción recomendable. Durante este tiempo, el acreedor exigirá la deuda por cualquier vía para reiniciar el plazo y empezar de cero otra vez. Por lo que nuestra recomendación es que hagas te aventures con compromisos de pago que puedas asumir en función de tus posibilidades.