Cuando pides dinero prestado a un banco o un prestamista particular este espera que además de devolver el dinero dentro del plazo de tiempo acordado, le pagues también una comisión por el servicio prestado. De hecho, es así como el banco o prestamista gana dinero. Esta comisión son los intereses del préstamo. 

Los intereses son el principal método mediante el cual los prestamistas y bancos obtienen beneficios con su actividad. En el post de esta semana te vamos a explicar qué son los intereses de un préstamo y cómo calcularlos.

Relacionado: cómo hacer un cuadro de amortización de un préstamo

¿Qué son los intereses de un préstamo?

El interés, o tipo de interés, es el precio que pagas por pedir dinero prestado a un prestamista o banco.

Como ejemplo para este post vamos a imaginar que pides un préstamo al banco por un importe de 10.000€ al 10% de interés a devolver en dos años. No obstante al final acabas pagando al prestamista más dinero que esos 10.000€, en concreto acabas devolviendo 11.000€. Esos 1.000 euros extra que has pagado son los intereses. A medida que vas devolviendo el préstamo, parte de cada cuota se destina a la cantidad que pediste prestada (que se denomina capital) y parte se destina a los costes de los intereses.

¿Por qué los intereses varían de un préstamo a otro?

Los intereses son la comisión que cobra el prestamista por el riesgo que toma al dejarte el dinero. 

Por eso, a más riesgo asuma el prestamista, más intereses te va a cobrar por su préstamo. 

El riesgo se puede medir teniendo en cuenta varios factores a la vez como son:

  • La cantidad que solicitas (a más dinero más intereses)
  • El historial crediticio que presentes (si ya has devuelto préstamos anteriormente sin problemas), 
  • Los ingresos de los que dispongas en relación a la cuota y el marco temporal para devolver el dinero
  • El plazo de devolución del dinero (a más largo más intereses)

Si una operación es considerada de demasiado riesgo por parte del prestamista se te puede negar incluso tu solicitud de préstamo y por tanto no podrás acceder al dinero que necesitas. 

Te interesa: qué es el periodo de carencia de un préstamo


Cómo se calculan los intereses de un préstamo

Cómo se calculan los intereses de un préstamo
Cómo se calculan los intereses de un préstamo

Para maximizar los beneficios y reducir el riesgo al máximo las entidades bancarias y prestamistas profesionales pueden diseñar distintas estrategias para el pago de los intereses de un préstamo. A continuación vamos a ver las dos formas más comunes de calcular los intereses de un préstamo.

Nota: el interés de los préstamos se mide usando la TAEW, pero debes tener en cuenta que intereses y TAE no es lo mismo. La TAE tiene en cuenta el coste del préstamo como un total, contando también por ejemplo las comisiones que se pagan (de estudio, de apertura…) además del tipo de interés como tal. La TAE te da una mejor imagen del coste de un préstamo, pero no vamos a tratar la TAE en este post.  

CapitalPrivadoMB

Préstamos con interés simple

El método del interés simple es el más simple y no hace falta romperse mucho la cabeza para entenderlo. Para saber los intereses que pagarás en cada cuota sólo necesitas relacionar la cantidad prestada por el tipo de interés en base a su periodo de devolución.

Cómo calcular el interés simple

Puedes calcular el interés total utilizando esta fórmula siguiente:

Importe del préstamo x % de interés x Tiempo (años) = Interés efectivo

Siguiendo con nuestro ejemplo anterior de 10.000€ si el tipo de interés es del 10% y devuelves el préstamo en tres años los intereses a pagar quedan así: 

10.000€ x 0,1 x 3 = 3.000€ de intereses

Hace falta destacar que devolver un préstamo mediante el método del interés simple no es muy habitual. Si encuentras un préstamo que trabaje con este método seguramente sea un préstamo a corto plazo (menos de un año) o préstamos entre familiares. Los bancos y prestamistas profesionales trabajan en la mayoría de los casos con métodos de amortización, y el cálculo de los intereses en este caso es algo más complejo.

Préstamos que se devuelven con amortización

cuadro amortización préstamo
Cuadro de amortización de un préstamo

La gran mayoría de préstamos firmados hoy en día se devuelven en base a una amortización de capital creciente. No importa si se trata de una hipoteca para la compra de una vivienda, un préstamo personal, préstamos de capital privado, préstamos con ASNEF o préstamos para cancelar embargos. En todos ellos existe un cuadro de amortización que marca cuánto se debe pagar en cada cuota y la parte de intereses y capital que forma dicha cuota. 

En los préstamos que se devuelven con amortización los intereses son crecientes y el capital decreciente, lo que significa que se empieza pagando más intereses respecto al capital y se acaba pagando más capital que intereses. 

Cálculo de los intereses de un préstamo con amortización

La mejor forma de ver de un vistazo la devolución de un préstamo con amortización es mediante el mencionado cuadro de amortización, pero si quieres hacer el cálculo tú mismo aquí te lo dejamos: 

  1. Primero deberás dividir el tipo de interés entre el número de pagos o cuotas que debas asumir durante el año. Continuando con el ejemplo anterior, si tienes un tipo de interés del 10% y cuotas mensuales, debes dividir 0,10 entre 12 para obtener 0,008333
  2. A continuación deberás multiplicar ese número por el capital pendiente del préstamo para saber cuánto pagarás en intereses ese mes concreto. Por ejemplo, si el capital pendiente es de 7.000€ deberás pagar 58,33€ en intereses.
  3. Si al importe de tu cuota le restas esos 58,33€ de intereses encontrarás el capital que devolverás con esa cuota concreta. Por ejemplo, si tu cuota es de 420€ cada mes, estás devolviendo 361,67€ en capital ese mes.

Deberás hacer el cálculo para cada uno de los meses/cuotas. Como ves, puede ser un proceso muy tedioso, por eso te recomendamos que acudas a un cuadro de amortización para verlo todo más fácil. En nuestro post anterior sobre cuadros de amortización puedes descargar una hoja de excel que sólo debes rellenar con los datos relativos a tu préstamo.

Relacionado: consecuencias de no pagar un préstamo personal


Cómo reducir los intereses de un préstamo

Como hemos dicho antes, los intereses tienen en cuenta el riesgo que se asume al prestarte el dinero. Por eso puedes hacer varias cosas para reducir los intereses que pagarás por tu préstamo. 

Pedir menos dinero

La cantidad total de dinero que pides prestada (el importe del principal del préstamo) influye en gran medida en la cantidad de intereses que pagas por dicho préstamo. Hay una norma universal e irrefutable: cuanto más dinero pides, más intereses pagas.

Negocia los tipos (si es posible)

Muchas veces los tipos de interés que nos ofrece el prestamista o banco son innegociables, y aunque puedes negociar en tu favor será difícil que el prestamista se mueva mucho a la baja. Por eso una opción es la de comparar varios prestamistas o entidades bancarias distintas para forzarles a negociar los tipos en tu favor. 

También hace falta recalcar que en el caso de firmar un préstamo con interés variable el tipo de interés variará y puede afectar al coste del préstamo. Los préstamos con interés variable son muy comunes por ejemplo a la hora de firmar préstamos hipotecarios para la compra de vivienda (hipotecas).

Reduce el plazo de devolución

El plazo es el tiempo que se tarda en devolver el préstamo.

Otra regla irrefutable de los préstamos es que a mayor plazo de devolución mayores serán los intereses, ya que el prestamista entiende que está incurriendo en riesgo durante más tiempo. 

Alargar el préstamo puede parecer una opción cómoda al permitirte reducir la cuota que pagas cada mes, pero debes tener en cuenta que los intereses en este caso aumentarán (el tipo de interés será más elevado). 

Dicho de otro modo: para dos préstamos por la misma cantidad de dinero y tipo de interés, el préstamo con el periodo de devolución más largo será el más caro. 

Por ello te recomendamos que hagas cálculos en cuanto a la cuota que puedes pagar pensando en pagar el préstamo lo más rápido posible, pero sin comprometer tu economía personal. Dedica como máximo el 30% de tus ingresos al pago de deudas. 

Opta por más pagos

La frecuencia de los pagos del préstamo es otro factor a tener en cuenta a la hora de calcular los intereses de un préstamo. 

Presenta un buen perfil de riesgo

Los tipos de interés más favorables están disponibles para aquellos clientes que presentan un perfil de riesgo más bajo. 

Cuando presentes tu solicitud intenta transmitir al prestamista o banco que eres un cliente de bajo riesgo. Algunos aspectos que hacen que seas visto como un cliente fiable son disponer de contrato de trabajo indefinido, disponer de ingresos, no tener ya otras deudas, haber pagado tus deudas anteriormente sin problemas etc.